face

Consejos para crear una rutina de trabajo

A pesar de ir cada día al trabajo, de llevar las tareas al momento en el horario laboral y de estar más que acostumbrados a desempeñar nuestras funciones en la empresa, resulta complicado organizar un listado de las acciones a realizar. Esto comporta, por consiguiente, una baja productividad laboral que se puede ver reflejada en nuestros resultados.

Lo primordial a la hora de organizar una buena rutina de trabajo es tener claro qué tareas tienes por delante. También es muy importante armarse de paciencia y saber de cuánto rato (minutos, horas, días, semanas…) dispones para entregar estos quehaceres. ¿Tienes a tu alcance papel y boli? ¡Anota nuestros consejos!

gente en autobús

 

1. Redacta una lista de tus tareas

Después de apuntar en tu libreta los consejos que te damos para organizar tu rutina de trabajo, anótate de una lista de tareas.

¿Qué tienes que entregar hoy? Es muy importante ayudarte de una vista general de todo lo que tienes que hacer durante tu jornada laboral. Será más fácil si las tareas las dispones en distintas filas con una pequeña descripción de cada una.

Lo mejor es que organices las tareas en un orden lógico. Como recomendación, opta por escribir primero las tareas más complejas y que más tiempo te van a quitar; así en sentido decreciente y que las últimas que realices sean las más sencillas.

 

2. Divide la jornada laboral en horas

Coge una tabla dividida en las horas de tu jornada y apunta en cada recuadro qué tarea desempeñarás en cada una de ellas. Esta es otra forma de obtener una vista general de los quehaceres que tienes por hoy, pero concretando más el tiempo que le querrás dedicar a cada uno de ellos.

Otra buena idea es el uso del post it. ¿Qué sería una oficina sin ellos? Pégalos en la pared, en el ordenador o donde mejor los puedas ver. Será más fácil para ti diferenciar cada tarea por color o forma.

post its

 

3. Distracciones, ¡cero!

Por favor, antes de comenzar cualquier tarea… ¡deshazte de las distracciones! Tales como tu smartphone, los juegos de la tablet, el WhatsApp Web y otros muchos elementos que pueden hacerte pensar en las musarañas en lugar de terminar tu trabajo.

Aparta de tu vista todo aquello que pueda ser más interesante que tu jornada laboral. Puede que trabajar desde casa sea incluso más tentador el hecho de distraerte por la larga lista de cosas que podrían terminar con tu concentración (entendemos por esto el sofá, la televisión, la cama… e incluso la nevera).

En cuanto al último apunte, ¿sabes que tu productividad laboral se verá favorecida si trabajas desde un lugar que no sea tu propia casa? Te lo contamos en el cuarto punto.

 

4. Determina un lugar de trabajo fijo

Una oficina, un coworking… estos son dos lugares idóneos para desempeñar tus tareas laborales. Evita siempre que puedas trabajar desde casa para eliminar las distracciones que comentábamos anteriormente. El entorno, la obligación de salir de casa, las relaciones con otras personas… todo influye en tu productividad laboral.

Además, trabajar en un coworking es mucho más dinámico y tu rutina será menos agresiva con tu capacidad de concentración. ¿Todavía no has probado un espacio de coworking?

 

5. Valora tu tiempo libre

Si realizas tus tareas en los tiempos que te has marcado previamente, seguro que tienes un hueco para ti. Descansar forma parte de la rutina y siempre viene bien tomarte un respiro entre horas. Deja a un lado el trabajo en cuanto tengas todo bien atado y relájate, será beneficioso para tu mente y, por tanto, para tu salud.

descanso en el trabajo

 

Nos encantaría saber qué rutina seguís vosotros para que vuestra jornada laboral sea un éxito. Esperamos que estos consejos sean de gran ayuda y recuerda: el lugar en el que realizas tu rutina dice mucho de ti. Háblanos para visitar Aticco Coworking.

[:en]La importancia del lugar de trabajo[:es]La importancia del lugar de trabajo[:fr]Cuán importn[:]

El lugar de trabajo en el que desarrollas las tareas de tu empresa puede parecer cosa menor, pero no lo es. Muchos trabajos, hoy en día, pueden realizarse desde cualquier punto del mundo: en una oficina, en tu casa, en el aeropuerto e incluso en un parque. Esta flexibilidad, en ocasiones, facilita el hecho de poder trabajar a cualquier hora y desde donde te encuentres; por contra, muchas otras veces juega malas pasadas.

Las opciones de trabajar en un lugar o en otro son muy variadas. Pongamos un ejemplo: tu vuelo programado sale hacia tu ciudad a la hora exacta para que puedas llegar a tiempo al trabajo. Por desgracia, este vuelo se retrasa dos horas de la prevista inicialmente. ¿Qué haces? Si tienes el ordenador o la tablet contigo, ¡puedes ir trabajando o avanzar faena! Aunque este caso sea algo puntual, esta excusa puedes utilizarla en muchas otras ocasiones.

Ir de un lado para otro, trabajar por la tarde desde casa porque a la mañana no puedes acercarte a la oficina… rompe con una rutina. Y aunque nos asuste esta palabra, es realmente necesaria para llevar un ritmo de vida adecuado y dedicar tus ratos libres a descansar o a pasar el tiempo con tus amigos o familia. Todo a su momento.

trabajar desde aeropuerto

 

La ergonomía, ¿qué es?

Este término puede sonarte lejano, pero está muy relacionado con tu lugar de trabajo. Se trata de la disciplina que analiza la mejor opción en cuanto al lugar de trabajo para que el sujeto en cuestión aumente su productividad laboral y, asimismo, el desarrollo de su talento.

La ergonomía se adapta a las necesidades y posibilidades del ser humano con el fin de encontrar el lugar de trabajo idóneo. Forma parte de la psicosociología, la cual asegura que las personas somos cambiantes en función de la sociedad. Estos son algunos de los objetivos de la ergonomía:

  • Adaptar el lugar de trabajo y las condiciones del mismo a la persona.
  • Reducir los riesgos laborales.
  • Aumentar la motivación, la productividad y, como consecuencia, la satisfacción laboral.
  • Aportar al trabajador una capacidad de análisis de situaciones para que éste sepa reaccionar.

Trabajar en un coworking: solución al problema

Todos sabemos que no es lo mismo trabajar desde casa que desde un coworking. Afecta al humor, a la capacidad de concentración y se encarga de terminar con una rutina. Por no hablar de las escasas oportunidades de socializar con otros.

Trabajar desde casa significa no salir apenas de ella. Si tu lugar de trabajo es un coworking u oficina, das la oportunidad a tu cuerpo y mente de despejarse. Es muy importante crear una rutina en un sitio que no sea tu casa… ¡notarás el cambio si lo pruebas!

mac google

 

¿Quieres venir a conocernos? Da una nueva oportunidad a tu rutina y ven a Aticco Coworking. Los puestos de trabajo te cautivarán, pero el ambiente que se crea en Aticco hará que te quedes a disfrutarlo cada día. ¡Descubre las ventajas de trabajar en un coworking!

 

Aticco Health: nuevo servicio de nuestro coworking

Para terminar el mes de febrero os anunciamos un nuevo servicio de la mano del coworking: Aticco Health. Nuestro equipo no sólo se preocupa por facilitarte la rutina en los espacios de Aticco y hacerte sentir como en casa mientras trabajas.

Ahora también queremos ayudarte a mejorar tu salud para que te sientas tan bien por dentro como por fuera. ¡Atención porque traemos cuatro disciplinas que compondrán Aticco Health de ahora en adelante!

Información nuevo servicio

 

1. Homeopatía

Esta disciplina nos ayuda principalmente a la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades respiratorias, alergias, molestias estomacales, digestivas, cardiovasculares, estrés y ansiedad entre otras. Aumenta nuestras defensas y por tanto interfiere en la salud general para que así realicemos nuestras labores diarias con más eficacia.

La homeopatía actúa en cuerpo y mente para mejorar tu productividad laboral. ¿Qué mejor que probar sus efectos en tu lugar de trabajo?

 

2. Osteopatía

Dolor de espalda, de cabeza, malestar en las extremidades… este tipo de dolencias afectan a tu día a día provocando una baja productividad laboral y realizando un efecto negativo tanto en tu salud como en tu humor.

Para tratarlo existe la osteopatía. Como coworker, pasas muchas horas sentado y esta disciplina es idónea para ayudarte a mejorar tu postura. La técnica empleada es el masaje, el cual ayuda a eliminar contracturas musculares y aliviar tensiones. Puedes informarte sobre el tipo de masaje que mejor se adapta a tus necesidades.

 

3. Fisioterapia

Si has sufrido lesiones recientemente o has pasado por quirófano, la fisioterapia puede ayudarte en la recuperación. Sus efectos facilitan la reanudación de la actividad cotidiana para que puedas incorportarte a ella de la mejor manera.

Este tratamiento también favorece la autonomía de la persona para que sea capaz de realizar las tareas y labores diarias cuanto antes sin depender de otros.

 

4. Coaching

El coaching se compone de distintas metodologías para ayudar a personas y equipos en la toma de decisiones a la hora de realizar cambios o mejoras en cualquier ámbito. La facilitación, el mentoring o la PNL son tres técnicas básicas que se adaptan a las necesidades de la persona.

Como hemos mencionado, estos cambios se dan en cualquier ámbito. El coaching no sólo gestiona el entorno profesional, también lo hace en el personal. La gestión del cambio es muy importante para el crecimiento interno.

Terapia de coaching

 

Estos son los cuatro ámbitos que desde Aticco Health os facilitamos para que os encontréis mejor en vuestro espacio de trabajo y también en el terreno personal, pues el bienestar es imprescindible para llevar a cabo cualquier tarea y sentirse bien con uno mismo. Pregúntanos para saber los días y horarios en los que impartiremos este servicio.

No olvides que además de Aticco Health disponemos de otros servicios que pueden interesarte si estás pensando en convertirte en uno de nuestros nuevos coworkers o bien si ya formas parte del equipo. Contáctanos mediante email [email protected] para obtener más información sobre todos y cada uno de nuestros servicios. ¡Te esperamos!

4 fórmulas para aumentar la productividad laboral

Aunque no lo parezca, la productividad laboral dice mucho de nosotros. Va cogida de la mano de la productividad individual; esto quiere decir que, cuanto más productivos seamos en nuestro trabajo, también lo seremos en el ámbito personal.

Pero he aquí la pregunta, ¿cómo sabemos si estamos siendo productivos en el campo laboral? Bien. Para ello, debemos fijarnos en los resultados que estamos obteniendo en nuestro empleo. Lo primero que tienes que saber es que una persona no es más productiva por trabajar 12 horas, más bien al contrario. Estás siendo productivo si haces más en menos tiempo. Como dijo una vez Mies van der Rohe: menos es más.

productividad laboral

 

Nuestra tarea como empleado de una empresa es, entre otras cosas, cumplir con los objetivos de la misma. Por otra parte (y esto siempre debería de ser así), es muy importante que la empresa sea consciente de posibles problemas internos que pueden afectar a sus trabajadores. Al fin y al cabo, sin ellos no hay empresa que se sostenga, ¿verdad?

Si bien es cierto que cada persona trabaja a su manera (sea o no la mejor de las formas, claro), existen algunas fórmulas para que todos podamos aumentar la productividad laboral y que seamos capaces de llevar a cabo estos trucos día a día hasta convertirlos en hábito.

 

1. Duración de la jornada laboral

Jornada completa, jornada parcial, jornada partida… existen diferentes contratos de trabajo con un total máximo de 40 horas a la semana. Cada empresa marca el horario y es posible que algunas jornadas superen las 10 horas diarias. ¿Con qué finalidad? A priori, puede parecer que así los empleados damos más de nosotros y hacemos más trabajo. Esto no es así, pues es cuando estamos cansados que somos mucho menos productivos.

 

2. Cúmulo de diferentes tareas

Lo que se conoce como multitarea es una verdadera amenaza para el empleado. Ciertamente, es imposible o muy difícil realizar muchas tareas diferentes a la misma vez, ya que nuestra capacidad de concentración disminuye. El resultado, por lo tanto, será deficiente en diferencia a realizar una única tarea.

 

3. El orden de las tareas a realizar

Llegas a tu puesto de trabajo, te organizas las tareas del día y piensas: esta que es más compleja la dejo para el final. ¡Error! Es más conveniente que dejes a un lado las tareas sencillas y realices en primera instancia la que más tiempo te va a llevar. Aprovecha la energía con la que empiezas tu jornada para terminar lo más complicado y costoso.

 

4. Actitud positiva

Claro que es mucho más sencillo que te aconsejen y seguir unas pautas, pero también tienes que poner de tu parte. El trabajo siempre se tiene que hacer con una actitud proactiva y, por supuesto, positiva. Tenemos que dar lo mejor de nosotros para confiar en que lograremos los objetivos que nos marcamos diariamente en el campo profesional. No hay que obsesionarse con realizar los deberes a contrarreloj. Recuerda que todo sale siempre mejor despacio y con buena letra.

 

productividad laboral

 

Aunque existen muchos hábitos que puedes aplicar a tu día a día, creemos que la base debería partir de estos cuatro. Lo principal para que tu productividad en el trabajo sea todo un éxito es que te dediques a lo que más te gusta. Una vez logres unir gustos y empleo, lo demás vendrá rodado.

Por supuesto, el ambiente en el que te rodeas y llevas a cabo tus tareas es muy, pero que muy importante. Como hemos dicho muchas veces, es un plus relacionarte con otras personas en el campo laboral. Estas relaciones ayudarán a tu motivación y conseguirán que la rutina de ir a trabajar sea mucho mejor.

 

¡Ven a Aticco!

Si quieres desarrollar tu proyecto en un entorno inmejorable, puedes venir a conocer nuestros espacios del coworking. ¡Empieza una nueva rutina enfrentándote a la productividad en Aticco! Contáctanos a través del teléfono 688 926 829 o envíanos un correo electrónico: [email protected]

Aticco utiliza cookies propias y de terceros. Al navegar en aticco.com se asume que aceptas nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies