fbpx

La asociación madrileña privada sin ánimo de lucro Madrid Tech City, impulsada por emprendedores de diferentes ramas de la innovación y la tecnología, reunió el pasado 29 de septiembre en Aticco María de Molina, a algunos de los players más relevantes del ecosistema startup de la capital madrileña.

Fue el primer encuentro de Madrid Tech City tras el inicio de la pandemia. El encuentro tenía el objetivo de debatir sobre la situación de las empresas en esta situación y como encontrar soluciones conjuntos para seguir adelante y contó con la presencia de Ángel Niño, concejal de Innovación y Emprendimiento del Ayuntamiento de Madrid.

Niño analizó cómo están afectando las actuales circunstancias al desarrollo de las startups y PYMES del ecosistema empresarial de Madrid. También comentó que «Madrid tiene que aspirar a la especialización, a convertirse en un cluster de Inteligencia Artificial».  Esa estrategia de cluster especializado es, según su opinión, vital para que la innovación llegue a la capital. Además, ha explicado que el ayuntamiento de la ciudad está trabajando en la implementación de un sandbox de movilidad que permita a las empresas tecnológicas de ese sector establecerse en la ciudad para realizar sus tests.

La concejala de Más Madrid Maysoun Douas, se basó en su experiencia en La Nave (el espacio de conexión de agentes tecnológicos del Ayuntamiento de Madrid) para ahondar en la idea de Niño de generar espacios permitan probar proyectos de manera rápida para escoger a los más fuertes.

Un debate alimentado por todos los players de la escena tecnológica madrileña

Además de los dos representantes del Ayuntamiento de Madrid, el debate impulsado por Madrid Tech City recogió la aportación de numerosos actores del ecosistema emprendedor de la capital.

Rocío Güemes, directora de servicios al inversor en CEIM – Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, reclamó al gobierno de España una explicación clara del marco con el que las empresas se van a topar. También mostró su inquietud porque «hay que consensuar medidas y hace falta una inyección de capital muy potente. Se está decidiendo en Europa el destino de 135.000 millones de euros y los países de nuestro entorno ya han presentado planes para optar a ellos. España no tiene aún un plan para captar esas financiaciones», explicó.

Encarnación Fernández, directora de Relaciones Institucionales de Orange reclamó «la creación de proyectos de desarrollo de casos de uso relacionados con la tecnología 5G para poder sacar el máximo proyecto de las nuevas infraestructuras que están desplegando los operadores móviles».

Por su parte, Patricio Gómez, de la consultora especializada en financiación de proyectos I+D Leyton, hizo una llamada por la simplificación de los procesos de solicitud de ayudas. «Debemos además acortar los plazos y gastar todo el presupuesto. Creo que es un problema de organización administrativa. El 50% del presupuesto destinado a I+D no está llegando a las empresas», aseguró en el coloquio celebrado en Aticco.

Elena Carretero, directora de operaciones de AIM Group International, señaló a los eventos como «símbolos de reactivación del sistema». Carretero se mostró preocupada por la imagen que se proyecta desde Madrid al extranjero y pidió que se proyectara la ciudad «como un territorio seguro e idóneo. Tenemos que vender el destino».

Por su parte, Ismael Teijón, de Cupido Capital, puso como ejemplo a seguir a la ciudad de Valencia. «Allí, los players están unidos: universidad, políticos, emprendedores y startups». Además, insistió en la idea de la especialización de la ciudad en una parcela del negocio tecnológico sin olvidar la necesidad de canalizar a las startups que no actúen en esa área de especialización.

Álvaro Castellanos, copropietario del Grupo Arzábal, reivindicó la importancia de las PYMES y de los pequeños negocios a pie de calle. «Necesitamos el feeling personal. Con el cambio de hábitos de consumo se pierde lo que hace fuerte al pequeño comercio». Además, pidió más agilidad de las administraciones para la adaptación de las normativas que puedan proteger a esos pequeños negocios.

María Martínez, directora de Mayordomo Smart Points, puso una pregunta sobre la mesa. «¿Cuánto tiempo vamos a estar así? Llevamos 7 meses de pandemia y no nos hemos sentado a encontrar soluciones. Las PYMES sostienen el sistema y nadie las apoya. Estamos dando una imagen internacional nefasta».

Para Manel Pujol, director general de Alan España, el ecosistema empresarial español necesita «especialización y economías de escala. Además, estamos faltos de referentes, de una especie de Champions que represente el esfuerzo de los emprendedores y hasta dónde podemos llegar».

Parte de la representación de los jóvenes emprendedores llegó por parte de Carla Mouriño, fundadora de Dinar con solo 25 años. Mouriño aseguró que «Madrid es una ciudad idónea por múltiples factores», pero también alertó de que se ha sentido muy sola durante mucho tiempo. «Si tu círculo cercano no tiene esta inquietud por emprender, hacen falta espacios para compartir esa cultura».

Carmen Vazquez de Castro, directora de la comunidad Start Universe, fue muy crítica con las dificultades que tienen los más jóvenes y la ausencia de ayuda real. «No apoyamos a las PYMES ni incentivamos el talento recién salido de la universidad. No se reconocen a las comunidades que tratan de inyectar el gen emprendedor en estos jóvenes».

Juan Chacón, co-fundador de Textilo, una de las startups que trabaja en Aticco, puso en valor la adaptabilidad que tiene una empresa como la suya, que se ha visto tremendamente afectada por la pandemia pero que se lanzó a la fabricación de otros productos como mascarillas personalizables y uniformes de empresa.

Estamos encantados de acoger a Madrid Tech City y nutrir al ecosistema empresarial de la capital. Nuestro espacio Aticco María de Molina 39 es el lugar perfecto celebrar encuentros profesionales, con todas las medidas de seguridad, y en espacios amplios, luminosos y totalmente equipados. Reserva una visita y ven a conocer Aticco María de Molina 30.