Skip to main content

El freelance es una modalidad de trabajo por cuenta propia que consiste en ofrecer tus servicios profesionales a diferentes empresas o clientes particulares de forma independiente, es decir, sin estar contratado a tiempo completo por ninguno. 

Desde hace varios años, el trabajo freelance ha ganado popularidad entre los profesionales alrededor del mundo. Esto es debido a las grandes ventajas y oportunidades que les ofrece la flexibilidad y la autonomía que lo caracterizan. 

Ser tu propio jefe significa tener la autonomía para elegir cuáles son los proyectos y los clientes con los que prefieres trabajar, así como las tarifas que quieres cobrar por tu trabajo. Sobre todo tomando en cuenta que, como freelancer, eres tú quien se quedará con el 100% de sus beneficios.

Pero no solo eso, además tienes la flexibilidad para elegir el horario y el espacio de trabajo que mejor te funcione. Esto te permite conciliar tu vida personal y profesional, y crear un equilibrio en torno a tus necesidades. 

De esta forma, las oportunidades de trabajo freelance contribuyen al crecimiento profesional y al posicionamiento del trabajador dentro de su mercado laboral.

Sin embargo, no todo puede ser miel sobre hojuelas (que si no ya todos seríamos freelancers), y es que trabajar de forma independiente también implica el desarrollo de tareas de gestión para tener todo en regla a nivel administrativo, así como para poder asegurar un flujo constante de trabajo y clientes satisfechos.

Así que si estás pensando en arrancar tu negocio freelance, aquí te contamos en qué consiste esta modalidad de trabajo y todo lo que debes saber para ser freelancer.

Qué es y cómo funciona un trabajador freelance

El freelancer es un trabajador independiente que suele contar con habilidades y conocimientos especializados en un campo laboral específico, como puede ser diseño gráfico, creación de contenido, programación, traducción, consultoría, entre muchos otros. Esta característica está relacionada con una creciente demanda de servicios especializados y la necesidad de las empresas de reducir costos fijos, lo que las lleva a externalizar estos servicios con un freelance experto en el tema que busca atender. 

La forma en la que trabaja un freelancer suele ser por proyecto o por horas. Esto le da al trabajador la libertad para gestionar la cantidad de proyectos que lleva de forma simultánea y la cantidad de tiempo que dedica a cada uno. Sin embargo, esto no significa que los proyectos o contrataciones tengan que ser por un periodo de tiempo corto, puede haber contratos freelance temporales o por tiempo indefinido, todo dependerá de las necesidades y el acuerdo entre el freelancer y su cliente. 

Lo que diferencia este tipo de contrataciones de las que realiza directamente una empresa, es que en este caso el freelancer es quien se encarga de pagar sus impuestos, seguridad social, vacaciones, bajas por enfermedad, y demás gastos que gestiona una empresa en una modalidad de trabajo por cuenta ajena. 

Además, el trabajador debe hacerse cargo de todas las tareas administrativas de su negocio. En una modalidad de trabajo freelance, la gestión del negocio es tan importante como la ejecución del trabajo mismo. La combinación de ambos factores ayuda a alcanzar no solo un negocio eficiente, sino también la satisfacción y fidelización de los clientes.

Necesidades para poder trabajar como freelancer

Si has llegado hasta aquí con la decisión de convertirte en freelance, aquí te compartimos algunos pasos importantes que puedes considerar para emprender tu proyecto:

  1. Elige el área de especialización de tus servicios a partir de tus habilidades y experiencia profesional. Asegúrate de elegir una actividad que sea compatible con la modalidad de trabajo freelance.
  2. Asegúrate de contar con los recursos, equipo y herramientas necesarias para llevar a cabo tu trabajo por cuenta propia. Desde un espacio de trabajo que te ayude a potenciar tus tareas y establecer conexiones, hasta herramientas digitales, plataformas y las mejores apps para autónomos.  
  3. Prepara un portafolio con muestras de tu trabajo para que puedas presentarlo a tus clientes potenciales de una forma atractiva. 
  4. Date de alta como autónomo y elige el tipo de entidad jurídica que mejor encaje con el modelo de negocio que quieres desarrollar. 
  5. Define las tarifas de tus servicios tomando en cuenta tus gastos fijos y los precios del mercado para mantenerte competitivo. 
  6. Busca oportunidades de trabajo promocionando tus servicios a través de los canales pertinentes según tu campo laboral, y realizando una labor de venta con tus clientes potenciales.
  7. Redacta tu propio contrato para formalizar la relación laboral con tus clientes antes de iniciar cualquier proyecto.
  8. Lleva la contabilidad de tu negocio, emite facturas al cliente y realiza tus pagos de impuestos, gastos fijos y demás costes relacionados con tu actividad laboral.
  9. Brinda un excelente servicio al cliente y asegúrate de mantener una comunicación clara y efectiva con ellos. La satisfacción de tus clientes es primordial para el posicionamiento y crecimiento de tu negocio.
  10. Evalúa tu trabajo después de cada proyecto e identifica áreas de mejora para mantener tu negocio en constante crecimiento.

Consejos y claves para vender mejor tus servicios freelance

Aunque no existe una receta de cocina para impulsar con éxito un negocio freelance, estos son algunos consejos que te ayudarán a mejorar el impacto que tienes con tus clientes: 

  • Define tu propuesta de valor. Identifica qué es lo que te diferencia de tu competencia y trabaja en una estrategia para potenciarlo hacia tus clientes.  
  • Conoce tu mercado y establece una estrategia de comunicación y ventas en torno a sus necesidades más relevantes.
  • Dale a tu negocio una imagen atractiva al preparar tu portafolio, tu estrategia de promoción y el contenido de tu comunicación. Destaca tu propuesta de valor, tu experiencia, trabajos previos, testimonios, y demás elementos que consideres que representan la imagen que quieres dar a conocer de tu negocio.   
  • No pierdas oportunidades para hacer networking, asistir a eventos relevantes, participar en comunidades y rodearte de profesionales afines a ti. Esto te ayudará a crear conexiones de valor y generar nuevas oportunidades de negocio.  
  • Construye relaciones profesionales sólidas con tus clientes que se conviertan en relaciones a largo plazo. 
  • Solicita testimonios y referencias a tus clientes satisfechos que puedas utilizar como referencia en tus estrategias de promoción y con tus clientes potenciales. 

Preguntas frecuentes sobre el significado de freelancer

¿Qué diferencia hay entre freelance y autónomo?

Los términos “freelance” y “autónomo” son ambos utilizados para definir a una persona que trabaja en proyectos por cuenta propia para empresas o particulares, y al ser uno un anglicismo del otro, podría parecer que ambas tienen el mismo significado. Sin embargo, en la práctica funcionan de forma diferente, y es en términos fiscales donde radica la principal diferencia entre ellos. 

Un freelance es un trabajador que presta sus servicios profesionales a terceros a cambio de una remuneración, pero sin que esto suponga la totalidad de sus ingresos. El momento en que esta actividad laboral se convierta en su principal fuente de ingresos, se convierte en autónomo, y por tanto debe tomar esta forma jurídica. 

Dada esta diferencia, un autónomo debe darse de alta en el Régimen de Trabajadores Autónomos (RETA) y pagar las cuotas correspondientes, mientras que el trabajador freelance solo debe darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser un freelancer?

Algunas de las principales ventajas del trabajo freelance son:

  • Horario flexible: Como freelancer, tienes la autonomía para gestionar tu tiempo y determinar el horario de trabajo que mejor se adapte a tus necesidades y las de tu negocio. 
  • Tú decides desde dónde trabajar: Una oficina chula para reunirte con tus clientes, trabajar desde casa o desde una tumbona en la playa, o convertirte en nómada digital y trabajar desde otra ciudad, o incluso desde otro país, tú eliges cuál es el mejor espacio de trabajo para ti.
  • Puedes elegir a tus clientes: Cuando estás dentro de una empresa no depende de ti la elección de proyectos ni con quién trabajas, sin embargo, como freelancer tienes la opción de decidir quiénes son los clientes con los que quieres colaborar y establecer tu red profesional. 
  • Variedad de proyectos: La libertad para elegir los proyectos en los que vas a trabajar te permite desarrollar tus habilidades y conocimientos según tus intereses, especializarte, diversificar y aprender cosas nuevas constantemente.
  • Potencial de ingresos: Como freelancer tú mismo estableces las tarifas de tus servicios profesionales y recibes todos los beneficios. Además, puedes trabajar en múltiples proyectos de forma simultánea, y a medida que ganas experiencia y te posicionas dentro de tu mercado, tienes más posibilidades de aumentar tus ganancias. 

Trabajar como freelancer tiene muchas ventajas, pero también existen algunos inconvenientes a los que te puedes enfrentar al emprender tu negocio freelance:

  • Flujo de trabajo e ingresos variables: Los ingresos del trabajo freelance dependen directamente de los proyectos que estés realizando, y puede haber periodos en los que tengas muchos a la vez, y otros en los que la demanda disminuya. Por ello, la administración financiera y la gestión del negocio son de suma importancia para esta modalidad de trabajo. 
  • Gestión del negocio: Ser freelancer significa que, además de llevar a cabo el trabajo por el que contratan tus servicios, también debes encargarte de las tareas de gestión, como la búsqueda de clientes, acciones de promoción y ventas, facturación y contabilidad, servicio al cliente, etc. En este sentido, la administración del tiempo para cada tarea es importante, así como la formación constante y la apertura para desarrollar nuevas habilidades para impulsar tu negocio. 
  • Falta de beneficios sociales: A diferencia de un empleado tradicional, un trabajador por cuenta propia no recibe beneficios sociales como vacaciones pagadas o días libres por enfermedad o asuntos propios. Deberás considerar dentro de tu gestión financiera el estar preparado para cubrir estos gastos por tu cuenta.  
  • Conciliar la vida personal y profesional: La flexibilidad del trabajo freelance es una gran ventaja, sin embargo, no tener una gestión clara del tiempo de trabajo puede dificultar la separación entre lo personal y lo profesional. Establecer una rutina de trabajo que se ajuste a tus necesidades puede ayudarte a alcanzar esta conciliación.
  • Sensación de aislamiento: Si decides trabajar siempre desde casa o en un entorno sin interacción profesional, puedes llegar a sentir cierto aislamiento. Un espacio de trabajo flexible como el coworking es una gran opción para el perfil freelance, ya que fomenta la creación de conexiones con otros profesionales y la generación de oportunidades de negocio.